MÚSICA

Como ya manifestase hace ahora dos años, la música es un elemento constantemente presente en nuestras vidas, bien de forma directa o involuntaria. Nos hemos acostumbrado a realizar cualquier actividad acompañados de música de fondo, y lo más importante, nos hemos acostumbrado, incluso de forma mecánica, a emocionarnos y experimentar cambios y sensaciones en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Entre las muchas opciones donde nos podemos encontrar con música de fondo, se encuentra la posibilidad de tenerla presente en una magna exposición de arte sacro. Es en este ejemplo donde debo detenerme, pues el artículo que nos ocupa tratará de acercar al lector, de una forma más detallada, a la música que acompañará su recorrido durante  la exposición “ANGELI”.
Realizar la música original para una exposición no es tarea fácil, máxime cuando la misma está dotada de un potente hilo argumental. Tratar de crear una música que sea reflejo abstracto de lo literario, que acompañe al espectador en sus pasos pero no lo distraiga de su recorrido, y que además trate de conmover y mimetizar al visitante con el entorno y las obras de arte, es una ardua empresa, pero muy interesante y gratificante a la par.
Mis pasadas colaboraciones con la Fundación Las Edades del Hombre tienen su continuidad este año en ANGELI (Lerma). Una gran oportunidad que vuelvo a agradecer de forma pública y que me ha permitido desarrollar un interesante trabajo creativo y mostrar mi música a miles de visitantes.
En ANGELI, la música trata de plasmar en melodías etéreas y sencillas, pero con un alto grado de belleza, un interesante programa narrativo que toma como eje vertebrador el papel de los Ángeles a lo largo de la Historia Sagrada y su relación con Dios y los mortales. Para ello, el contacto y estudio de las obras de arte que conforman la exposición, así como una pausada lectura del guión dividido en cinco llamativos capítulos, me han servido de punto de partida para componer diez evocadoras piezas cuya función no es otra que completar un discurso iconográfico desarrollado a lo largo de las tres sedes eclesiásticas de Lerma elegidas para la ocasión.
Dicho esto, creo que puede ser interesante explicar de forma más detallada mi trabajo creativo a partir del programa narrativo:
Este año he dividido la música en 10 temas musicales, todos realizados con ordenador y librerías virtuales, atreviéndome a usar algún efecto y sonido más “vanguardista”, buscando ese aspecto etéreo de los ángeles y muy celestial. Me he basado en el potente hilo argumental de la exposición dividido en 5 capítulos:
Capítulo 1: ¿Ángeles del Señor, bendecid al Señor!
Tema 1: introducción y tema inicial con el que se describe la divinidad de los ángeles. Atmósfera mágica y celestial.
Tema 2: bendición del Señor. Solemne y majestuoso tema dejando claro que por encima de todas las cosas está Dios Todopoderoso, desde la calma y la bendición de lo ángeles como seres celestiales.
Capítulo 2: Los ángeles le servían
Tema 3: tema más vanguardista y dinámico, fiel reflejo del papel de acompañantes de los ángeles y de la ayuda que prestan al Señor. Se describe también ese ascenso al cielo y ese dinamismo y ayuda prestada.
Tema 4: tema contrastante que deja claro que por encima del papel de los ángeles está Dios nuestro Señor viéndolo todo, decidiéndolo todo y administrando justicia divina. Algunos efectos muestran a los ángeles resignados ante Dios, contemplando su magna obra.
Capítulo 3: Santo, Santo, Santo es el Señor
Tema 5: tema tipo himno celestial que describe la santidad de Jesús y de su padre, Dios Salvador. Nos recuerda un poco a la parte de la misa donde se entona esta alabanza.
Tema 6: tema solemne y grandioso que describe a un Dios Todopoderoso, lleno de santidad pero también cercano a lo terrenal a través de los hombres.
 
Capítulo 4: Ángeles caídos
Tema 7: movimiento oscuro, inestable, ausente de calma y divinidad, que describe al mal ( los ángeles caídos que se han desviado del camino marcado por nuestro Señor).
Tema 8: se trata del movimiento más delicado de la muestra. Representa el arrepentimiento de los ángeles caídos que piden perdón y vuelven a su camino celestial y divino. De ahí, que el final del movimiento sea un canto de esperanza, haciendo un símil con la redención de Jesús para salvar al hombre.
Capítulo 5: La nueva Jerusalén
Temas 9 y 10: epílogo a manera de tema celestial, calmado pero majestuoso y solemne que representa la nueva Jerusalén y el poder celestial de Dios Todopoderoso, acompañado siempre por los ángeles, nuestros protagonistas de la muestra en esta ocasión.
 
Comentados los aspectos narrativos, que sirven de guión para la exposición, y su relación con la música, he de explicar al lector que he trabajado como apunté anteriormente, tanto años pasados como este, con instrumentos virtuales, es decir,  generados por ordenador. La razón de no trabajar con instrumentos reales es ante todo una cuestión de  tiempo, aunque no debo olvidar que también se trata de aspectos relacionados con la libertad creativa y de conseguir un sonido y un carácter que entronquen a la perfección con la exposición.
Dado el programa extramusical de ANGELI, he creído conveniente dar prioridad a la hora de seleccionar la plantilla instrumental a flautas reverberantes, a la sección de cuerda de la orquesta, guitarra, celestas y campanas, y algunos efectos que, mezclados con la pieza musical, aportan un ambiente celestial idóneo al visitante y conectan perfectamente con el hilo argumental de la muestra de arte sacro.
 
Por último, y como ya he comentado en otras ocasiones, además del placer de poder escribir la presente música, soy consciente de la responsabilidad que conlleva tal empresa. Es por ello que he tratado siempre de conferir la importancia a las sedes y a las obras de arte albergadas en cada una de ellas, pensando en la música como un elemento secundario, de acompañamiento al visitante en su recorrido, pero sin perder la esencia del discurso narrativo. En definitiva, he procurado que visitante, iglesias, obras de arte, textos y música estén en total comunión conformando una obra de arte única e indisoluble que perdure en la memoria del espectador.
 
 
 
David Rivas Domínguez
Febrero de 2019

Angeli 1

Angeli 2

Angeli 3

Angeli 4

Angeli 5

Angeli 6

Angeli 7

Angeli 8

Angeli 9

Angeli 10

    Please publish modules in offcanvas position.